Esta historia no ha sucedido todavía. Pero seguramente sucederá mañana. Y es que está ambientada en el mundo de Mañana, donde hay un Museo del Tiempo que Fue. Está lleno de objetos obsoletos, como las rejas, los perros guardianes, o la palabra llorar. Incluso hay lágrimas.

Puede que fueran de un niño que pasaba hambre, o de una soldado. El el mundo del Mañana explicar qué es llorar es casi imposible incluso para los maestros y maestras.

Rebombori Cultural

Author Rebombori Cultural

More posts by Rebombori Cultural

Leave a Reply

Rebombori Cultural