Hay lluvias de muchas formas: torrenciales, suaves, lluvias de primavera…

Pero ¿habéis visto alguna vez una lluvia de caramelos? Es lo que sucedió en el pueblo de Piombino, hasta donde viajó una nube que dejó caer peladillas, de todos los colores y sabores.

¡Qué suerte! ¿Verdad?

Rebombori Cultural

Author Rebombori Cultural

More posts by Rebombori Cultural

Leave a Reply

Rebombori Cultural