¡CRACK! ¡SQUASH! ¡ZASSS! ¡BUM! ¡SPLASH!


¡Pobre ratón de los cómics! Sólo sabe hablar en el idioma de las historietas y, claro, los otros ratones del mundo real no pueden entenderle. Y lo toman por el tonto del pueblo. Pero un día… un día se encuentra con un gato que también salió de las páginas de los cómics.

Otra divertida historia de Gianni Rodari que nos demuestra que, cuando hablamos el mismo lenguaje, todas y todos podemos ser amigos. Incluso un ratón y un gato.

Rebombori Cultural

Author Rebombori Cultural

More posts by Rebombori Cultural

Leave a Reply

Rebombori Cultural