¿Habéis oído la expresión «no tiene ni un pelo de tonto»? Pues en esta historia pasa al revés: el gigante protagonista tiene la fuerza en los brazos… ¡y la inteligencia en los cabellos!

Así que los pilluelos de sus hermanos procuran cortarle bien, pero que bien cortito el pelo, para poder controlarlo. Siempre es más fácil controlar a un tonto.

¡Por eso hay que estudiar mucho, niñas y niños! Y leer un montón.

Rebombori Cultural

Author Rebombori Cultural

More posts by Rebombori Cultural

Leave a Reply

Rebombori Cultural