Un joven cangrejo se hizo un día una pregunta: «¿Podría yo caminar hacia adelante?» Practicó y practicó hasta que lo consiguió. Porque no hay nada que no se pueda lograr con esfuerzo y constancia.

¡Pero este gran logro no sentó nada bien a su familia! Así que, nuestro joven cangrejo, emprendió un largo camino por el mundo, convencido de que iba en la dirección correcta: hacia delante.

Rebombori Cultural

Author Rebombori Cultural

More posts by Rebombori Cultural

Leave a Reply

Rebombori Cultural