El machismo contribuye a envenenar la convivencia entre sexos, y no sólo en las parejas. Este es, por tanto, el enemigo a combatir si queremos rebajar la cifra de casos de agresión y maltrato a la mujer. Pero las raíces culturales del machismo son tan profundas y éste ha impregnado hasta tal punto la estructura social que incluso, a veces, las mismas mujeres se convierten inadvertidamente en valedoras y transmisoras de los esquemas mentales que lo sustentan. Si estos no se cortan de raíz, es difícil cambiar estas actitudes y conductas que tan tempranamente han arraigado.

METODOLOGÍA:

Utilizando la estrategia del psicodrama, plantearemos diversos casos de desigualdad de género y los alumnos tendrán que discernir las situaciones de MACHISMO o MICROMACHISMO y ofrecer soluciones alternativas a las situaciones planteadas.

Importe: 295€

Contacta con nosotros

Contacta